Un reformado de 1947 es el que hoy nos inspira. Con sus 67 m2 y un precioso balcón son suficientes para disfrutar de un pisito modernista con toques retro como los suelos de madera de la cocina, clásicos tiradores así como interruptores y enchufes de época en color negro y paredes de azulejos y otras empapeladas.

Los muebles son otro detalle clásico que me encanta. La variedad en las sillas, mesas de cada una de las estancias, hacen de este apartamento un espacio muy personal y hogareño.

Fotos

Comparte y disfruta

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    CERRAR